sábado, 5 de septiembre de 2015

Peña de la Cruz o de Mampodre 2196 m . Macizo de Mampodre

El Macizo del Mampodre es un conjunto de elevaciones calizas de un fuerte carácter alpino. Se encuentra situado entre las localidades de Maraña al norte, de Lois al sur, y Cofiñal, Puebla de Lillo y Redipollos al este. Visto desde lejos destaca por la verticalidad de sus peñas y picos y por el aislamiento casi total con la divisoria principal de la cordillera. A pesar de sus relativamente reducidas dimensiones, Situado entre el valle de Riosol y el Macizo de Mampodre. Maraña (1.252 m.) se encuentra el punto de partida de esta ruta. este pueblo, de larga tradición ganadera, disfruta de una privilegiada ubicación.

Sobre las 10 de la mañana, en un día que promete calor, iniciamos nuestra ruta circular al Macizo de Mampodre con inicio y final en el pueblo de Maraña (1.252m). Aparcamos en la plaza de las antiguas escuelas, cogemos agua en la fuente-vaca, desde la que comenzamos nuestro recorrido siguiendo la calle principal, al final de la cual tomamos la pista que lleva al Puerto de Las Señales (1.625m), con un tramo balizado como GR 1 y PRLE 19, por la margen izquierda del río Riosol. Cruzamos éste por debajo de la piscina natural y de la nave ganadera de Valverde para recorrer la zona de pradera de pasto y siega teniendo como referencia el pequeño refugio que, superado un primer fuerte repecho, nos espera en lo alto.

Desde el mismo refugio, se nos abre la continuación del inmenso y profundo valle del arroyo Maraña; al fondo y en lo alto del mismo, se encuentra nuestro primer destino, el Collado del Cervunal. Varias sendas lo recorren a lo largo, tanto por su margen izquierda, como por el fondo; nosotros tomamos la primera, pues se ve mejor marcada, a pesar de no estar hitada. A ambos lados del valle nos vigilan picos y collados, que nosotros vamos dejando, como la imponente Polinosa (2.159m). Conforme más profundizamos en el valle, más píndias se vuelven las múltiples sendas, que se van perdiendo y reapareciendo, hasta que llega el momento y el tramo más duro de la ascensión: en muy pocos metros tenemos que superar un fuerte desnivel de casi 500 metros, y con el calor castigándonos, hasta alcanzar, al cabo de tres horas, el collado del Cervunal, desde el que las vistas son magistrales y desde el que, más tarde, haremos el descenso. Desde este mismo punto tenemos que iniciar la ascensión al Pico de La Cruz.

Para ello, tomamos hacia nuestra izquierda la senda que recorre todo el macizo para aquellos que quieren realizar la ruta integral del mismo, lo que, al menos hoy, no es nuestro caso. En lo alto sopla el viento, lo que hace que extrememos las precauciones; más arriba, nos vigilan los buitres leonados en círculos concéntricos. En pocos minutos, nos enriscamos en la roca caliza, siguiendo ahora sí, los hitos, que en ningún momento han de abandonarse si no queremos encontrarnos en situaciones comprometidas, sobre todo en los tramos más aéreos. Tras sendos ligeros destrepe y trepe, en tres horas y media alcanzamos el objetivo del pico de La Cruz de Mampodre (2.196m), desde el que las vistas en 360º son insuperables, sobre todo en un día tan claro y despejado como hoy: toda la Montaña Palentina (Espigüete, Curavacas, Murcia, etc.), la cara sur de los macizos occidental y central de Picos de Europa, Peña Ten, la Montaña de Riaño (Yordas, Gilbo, etc.), montañas más occidentales de León, etc., etc.

Disfrutadas las vistas, volvemos a destrepar y a trepar para, por la misma senda hitada, regresar al collado del Cervunal, cerrado por la izquierda por el Peñón del Mediodía, o del Convento (2.146m). Tenemos que descender a Maraña y, solamente asomarnos a la interminable y accidentada canal, nos produce auténtico vértigo, pues el desnivel es brutal y la ausencia de sendas e hitos en la primera pala del descenso es total. Prudente y lentamente vamos descendiendo por la pedrera, con paradas para recomponernos, y una más larga para comer, aprovechando la mínima sombra y frescor que nos ofrece una roca.

Tras el descanso, con cuidado de no abandonar los hitos que más abajo aparecen, y evitando las grandes pedreras por las que saltan algunos rebecos, continuamos el duro e interminable descenso hacia el gran valle glaciar, por el que discurre el río Mampodre, con la laguna del mismo nombre al fondo, escasa de agua en esta época, en torno a la cual algunas vacas, caballos y terneros aprovechan la fresca hierba que la rodea.

Ya casi al final, nos encontramos con un pequeño refugio del que parten sendas que se dirigen hacia el pueblo saltando pendientes y pastos, aunque para mayor comodidad, recomendamos seguir la pista que discurre por el hayedo y así terminar esta larga y dura ruta circular con unos buenos tragos de buena agua en la fuente-vaca y unas cervezas en el bar-restaurante que ocupa la vieja escuela de la localidad, habiendo empleado un tiempo total, con paradas, de 7 horas y superado un desnivel acumulado total de unos 2.300 metros.

Antes de concluir, advertimos que se trata de una ruta árida y dura, sin agua y sin apenas vegetación, salvo ejemplares de genciana, enebro, piornos rastreros en las partes altas, y rosales silvestres, majuelos, sauces, alisos, chopos, hayas, etc., en las más bajas y márgenes de las corrientes de agua. Y, ya para terminar, recomendamos realizar este recorrido desde finales de la primavera hasta finales del otoño, reservando los meses invernales para montañeros muy experimentados.

Fotos de la Ruta.
https://picasaweb.google.com/110142178541678433672/PenaLaCruz2196MMacizoDeMampodreDesdeMarana

Tracks de la Ruta.
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=10675124

No hay comentarios:

Publicar un comentario